Inicio del MJVC

Las Jornadas de Vida Cristiana nacieron con los Hermanos Maristas en 1961, brotaron en el seno de la Escuela Cristiana deseosa de dar a sus alumnos una formación religiosa más completa. El Hermano Arturo Chávez de la Mora, creó junto con otras personas, para el Centro Universitario México (CUM) este instrumento. Consistía en que, alumnos del bachillerato que sabían cosas de Dios, vivieran una experiencia de Cristo, descubriendo mejor el sentido de la redención.

Fue así como, un grupo de maestros y personas inquietas por servir a la juventud, elaboraron una temática muy bien eslabonada que expuesta con ciertas técnicas, conducían de la mano al joven cristiano para que descubriera un nuevo sentido a su fe.
La JORNADA surge como una necesidad de promover entre los alumnos de los Colegios Maristas los siguientes aspectos:

  • Una mejor comprensión de la vida e ideal cristianos.
  • Llevar a la práctica los principios y valores cristianos en su vida diaria y,
  • Un deseo de ser semilla generadora de cambio en la sociedad en que se viven.

  • La primer Jornada se llevó a cabo del 13 al 16 de mayo de 1961 en Ajuchitlancito, Qro., misma que fue solo para varones. Aún se conservan los esquemas y desarrollo de las primeras charlas que originaron la estructura de las JORNADAS.
    La jornada fue en mayo de 1961 por dos razones:

  • Para conmemorar a la Virgen de Fátima que era venerada en ese tiempo por los mensajes recibidos.
  • Y, debido a que el 15 de mayo también se conmemoraba al maestro como guía de jóvenes y se sentía la necesidad de que tuvieran su propio encuentro con ese Cristo vivo que hoy nosotros conocemos.

  • Se encontraba así el muchacho con un cristianismo emocionante, alegre, íntimo y liberador, que le ayudaba a descubrir en esos días el compromiso de todo cristiano en la Iglesia, en las cuatro etapas que se marcaban: Hombre, Cristiano, Santo y Apóstol.
    Etapa de Difusión del Movimiento. Su dimensión Nacional
    El éxito de las Jornadas fue tal, que pronto saltó los muros del CUM y muchas parroquias y preparatorias católicas empezaron a mandar a sus alumnos, y a pedir Jornadas. Empezaba el “Movimiento de Jornadas de Vida Cristiana”.

    Esta etapa vivió el fenómeno de que muchos muchachos que participaban en la Jornada carecían de una suficiente instrucción religiosa, por lo tanto, el método se adaptó:

  • Se formó la Escuela de Auxiliares en la Arquidiócesis de México a nivel Diocesano.
  • Se nombró al Pbro. José Alfonso Candia como Director del Movimiento en la Arquidiócesis de México por el pastor, el Excmo. Dr. Don Miguel Darío Miranda, quien desde un principio bendijo este trabajo.
  • Muchos sacerdotes, tanto religiosos como diocesanos, colaboraron con el Pbro. José Alfonso Candia para enriquecer al Movimiento.

  • Con el tiempo el Movimiento pasó a los diferentes Estados de la República Mexicana, con una presencia paulatina en las diferentes diócesis. El MJVC en su proceso de crecimiento vivió aciertos y errores.
    Así mismo, el MJVC en tan solo dos años, extendió su servicio evangelizador al extranjero.
    Esta etapa se vive antes, en y después del Concilio Vaticano II. El MJVC se deja penetrar por el momento que vive su Iglesia, y lucha por ser fiel a los caminos pastorales abiertos por el mismo Concilio.
    El Movimiento ofreció oportunidades al joven para lograr descubrimientos muy importantes para su vida.

    Identidad del MJVC


    Mencionaremos nueve puntos que constituyen la identidad del M.J.V.C.

    1. El Movimiento de Jornadas de Vida Cristiana es un Movimiento de Iglesia dirigido por jóvenes y asesorado por adultos. Su finalidad es evangelizar al joven y su instrumento principal es la Jornada, como anuncio de la Buena Nueva en Jesús, que transforma su corazón y lo llama a vivir en Gracia, es decir, a vivir una auténtica vida cristiana.
    2. La Misión de la Iglesia es Evangelizar.
      “Evangelizar constituye, en efecto, la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Ella existe para evangelizar”(EN 14) “La Evangelización es una realidad rica, compleja y dinámica, hecha de elementos o si se prefiere de momentos” (CT 18).
    3. El M.J.V.C. tiene un desafío.
      o “Es necesario que los jóvenes bien formados en la fé y arraigados en la oración, se conviertan cada vez más en los apóstoles de la juventud” (EN 72).
      o El M.J.V.C. recoge este reto, lo hace suyo y quiere entrar en la dinámica “evangelizado-evangelizador”. El joven que hace una jornada se convierte en testimonio y prueba de que, aceptar a Cristo como Camino, Verdad y Vida, llena las más altas aspiraciones del corazón.
      o “Evangelizar no es para nadie un acto individual y aislado, sino profundamente eclesial” (EN 60).
    4. Su dimensión es de comunión con el Obispo diocesano y de inserción en las realidades de Pastoral Juvenil de una Iglesia particular o diocesana.
      Servicio específico del M.J.V.C.
    5. El servicio específico del M.J.V.C. a la Pastoral Juvenil diocesana es la Jornada.
    6. Toda jornada debe celebrarse dentro de un plan de Pastoral Juvenil. La jornada que no tenga sentido en la vida de una Iglesia Diocesana, no tiene razón de ser. No se debe hacer.
    7. La Posjornada, o sea el 4º día, contiene las expresiones concretas de crecimiento personal en la Fe y en el Apostolado que el joven realiza como Iglesia, al servicio de sus hermanos los hombres, sobre todo los más necesitados. Este momento de ninguna manera es exclusivo del M.J.V.C., sino que es responsabilidad y expresión de la Coordinación de la Pastoral Juvenil.
    8. Prejornada, Jornada y Posjornada: es nuestra razón de ser en la Iglesia y en la Pastoral juvenil.
    9. El M.J.V.C. tiene como preocupación propia descubrir dentro de sus secretariados y sus escuelas de auxiliares, el sentido de la Iglesia.
      • Un joven de fe.
      • Un joven de Iglesia.
      • Un joven que vive en santidad.

    EL PROCESO EVANGELIZADOR

    Para que el Movimiento cumpla su labor dentro de la Pastoral Juvenil en forma efectiva, es necesario que tenga una visión completa de la realidad y sepa encarnarse en ella, lleno de fe, con una respuesta factible. Debe estar arraigado en la cultura propia de cada lugar. El MJVC tiene que ser, en realidad, un cambio de vida nueva.

    El MJVC desarrolla su trabajo en tres etapas que ve necesarias para vivir dentro de un proceso evangelizador al servicio de la juventud.
    Estas son:

    • La Prejornada. Inició fuerte de Evangelización del joven. Etapa en la que se prepara al muchacho para tener un encuentro personal y comunitario con Dios. El joven inicia en él, o bien fortalece una actitud de inquietud y un Espíritu de búsqueda.
    • La Jornada. Momento en que se da al joven el Anuncio Kerygmático, la Buena Nueva, que, en Jesucristo muerto y resucitado, se ofrece la salvación, como don de la Gracia y Misericordia de Dios. Es su encuentro fuerte con Dios.
    • La Posjornada. Etapa en la cual se brindan al joven todos los elementos necesarios para garantizar el crecimiento y perseverancia dentro de la vida cristiana, a fin de que se integre y se comprometa con la Iglesia al servicio del hermano.

    Cada una de estas tres etapas es de suma importancia, por tanto, sino llevan una relación entre sí, o se omite una de ellas, difícilmente, habrá una respuesta efectiva, de acuerdo a lo que está pidiendo en concreto cada una de las realidades específicas donde se encuentra trabajando el Movimiento.

    ELEMENTOS DE CRECIMIENTO Y MADUREZ

    Asamblea Nacional de Dirigentes (AND)

    La Asamblea Nacional de Dirigentes es, a nivel nacional, el acontecimiento más significativo para la vida de nuestro movimiento.
    Hasta ahora ha sido anual, y como su nombre lo indica, congrega a todos los Dirigentes del Movimiento con sus respectivos asesores. Así mismo está presente el Secretariado Nacional.

    Retiro Nacional

    Desde hace más de 20 años el Secretariado Nacional en Pleno, planteó la necesidad  de que los auxiliares del MJVC tuvieran una experiencia de oración en la que, en un fin de semana se dieran elementos formativos de la fe y con ello profundizar en la espiritualidad de los asistentes. 

    Secretariado Nacional en Pleno (SNP)

    El Secretariado Nacional en Pleno se reúne periódicamente en la actualidad 3 veces al año. Constituye propiamente la Coordinación Nacional del Movimiento y su presencia es de servicio.
    Reúne a Coordinadores y Asesores de Provincia, Núcleo Coordinador Nacional  y al equipo de Asesoría Nacional. Esta reunión de trabajo es vital para la integración y la fidelidad del Movimiento de Jornadas de Vida Cristiana.
    Hasta esta plataforma llega la voz de la Base recogida por los Coordinadores de Provincia. La vida del Movimiento se encarna y se comparte en su dimensión nacional. Aquí se hace la comunión, signo de una Iglesia fiel a su Señor.

    Reunión X Nacional

    Este acontecimiento en la vida del Movimiento es un hecho abierto a todos los participantes en el MJVC. Las primeras cinco Reuniones X Nacionales estuvieron marcadas, principalmente, por el aspecto de convivencia. A ellas asistió siempre un nutrido número de jóvenes.

    Asamblea Nacional de Asesores

    El MJVC ha considerado siempre que la presencia del asesor es importante en su vivir. Durante la Reunión de Asesores de 1972, en la ciudad de Querétaro, nuestro Dirigente Nacional, Xavier Abreu, llegó a decirnos lo siguiente: “El MJVC es un Movimiento de seglares jóvenes, dirigido por jóvenes y asesorado por adultos”.
    En un principio ha sido una asesoría sacerdotal. En la actualidad la presencia de los asesores laicos se ha multiplicado como un servicio nuevo en Pastoral Juvenil. Así mismo nos acompañan algunos religiosos y religiosas y se ha redimensionado su aporte dentro de la asesoría.

    Reuniones del Núcleo Coordinador Nacional con Asesoría Nacional.

    Son reuniones periódicas y frecuentes que permiten a Asesoría acompañar al Núcleo Coordinador Nacional y juntos buscar la fidelidad en el servicio y una apertura dócil al Espíritu Santo. En una ayuda común para descubrir los caminos de Dios para el MJVC.
    Caminar juntos no es fácil. Servir juntos es una alegría nueva. Esta comunión del Núcleo Coordinador Nacional con Asesoría es muy rica para  el Movimiento. Hombres de fe, discípulos de Jesús, unos y otros desde su propia vocación y campo de servicio, buscamos juntos vida y fidelidad.

     

    Diseño y desarrollo por: Grupo Valgo